Noticias

Además de las oportunidades de negocio que se abren con un nuevo mercado, es imprescindible conocer los retos que se plantean desde un punto de vista jurídico para asegurar el éxito de cualquier negocio fuera de sus fronteras naturales.

Cuando un inversor norteamericano llega a España, suele sorprenderse de que haya que esperar semanas, e incluso meses, llegado el caso, para abrir un negocio, ya que en EEUU el trámite es instantáneo. Sin embargo, para el español que se aventura en Nueva York, el estupor se produce cuando intenta abrir una cuenta bancaria en una entidad estadounidense.

Por eso, cuando un inversor se plantea desembarcar en otro país, además de las oportunidades de negocio, es necesario estudiar con cuidado los riesgos legales inherentes a cada mercado. Además de la seguridad jurídica que pueda ofrecer un destino, hay que tener en cuenta las pequeñas diferencias y las peculiaridades de cada modelo, ya que, en ocasiones, pueden arruinar un negocio si, por ejemplo, no se calculan bien los costes de un litigio.

Abogados de Europa, América, Asia y África, miembros de la alianza Globalaw, que recientemente se ha reunido en Madrid y a la que pertenece el despacho español Maio Legal, comparten con EXPANSIÓN los riesgos de sus jurisdicciones.

 

España. Una excesiva burocracia.

 

Marco Bolognini (socio de Maio Legal): las compañías extranjeras que se instalan en España se enfrentan a un gran problema: la burocracia. Una barrera es la obtención del Número de Identificación de Extranjero (NIE) para personas no residentes que la compañía quiere designar como administradores o apoderados de la filial española o del establecimiento permanente en el país de la entidad extranjera. Otro de los grandes retos burocráticos es el doble ejercicio de comprobación que realizan notarios y registradores sobre los documentos que, a veces, son difíciles de inscribir en un registro público, donde aprecian defectos que hay que subsanar (aunque ya habían sido autorizados previamente por el notario).

 

 

Alemania. Conocer las leyes no escritas.

 

Oliver Förster (abogado de Huth Dietrich Hahn): El principal riesgo jurídico para una empresa que invierte en Alemania es entender su sistema legal. Por su similitud con España, es fácil comprender el sistema de costas, que en un juicio se cargan a la parte que ha perdido el pleito. Sin embargo, en Alemania, además de las leyes recogidas en códigos, existen normas no escritas, de forma que el uso y la costumbre (como ocurre en el modelo anglosajón) también tiene validez jurídica, por lo que esta situación puede suponer un reto para compañías extranjeras que no estén acostumbradas a desarrollar su actividad en entornos jurídicos como éste.

 

 

Reino Unido. Una alta carga de regulación.

 

Michael Hatchwell (letrado de Gordon Dadds): establecer una empresa en Reino Unido es sencillo y el trámite se hace prácticamente al instante. Sin embargo, la mayor dificultad radica en cumplir con los aspectos regulatorios, que son muy importantes. Aunque existen diferencias entre el sistema legal de Escocia y los de Gales e Inglaterra, en general, la jurisdicción anglosajona es de las más desarrolladas y, por tanto, fiable. De hecho, es la plaza europea por excelencia para resolver disputas transfronterizas. Entre las barreras, figura el coste de litigar, bastante alto, aunque en Reino Unido existen alternativas más económicas, como la mediación, lo que hacen que el sistema jurídico no sea una barrera para los negocios.

 

 

Estados Unidos

 

California. El coste de los pleitos. William D. Taylor (abogado de Hanson Bridgett): litigar en EEUU es substancialmente diferente a otros países y excepcionalmente caro. Se tiende a pensar que introducir cláusulas de arbitraje en los contratos resuelve este problema, pero no es así, ya que puede costar más en tiempo y dinero que un pleito normal. El mayor reto para compañías extranjeras que operan en EEUU es que el riesgo y la naturaleza de litigar (y del arbitraje) ha de tenerse en cuenta a la hora de tomar decisiones y pesa mucho a la hora de firmar contratos y de evaluar los riesgos de negocio. Además, las leyes del país no condenan automáticamente a pagar las costas a quien pierde.

Texas. Conseguir un permiso de trabajo. Douglas A. Paisley (letrado de Jackson Walker): el primer reto al que se enfrentan las compañías a la hora de desembarcar en Estados Unidos es la dificultad de conseguir un visado para que sus empleados y familiares puedan residir en el país, ya sea temporal o permanentemente. Inicialmente, para un permiso de trabajo provisional, salvo que se trate de una compañía estadounidense o exista algún tipo de tratado entre EEUU y el país de origen del solicitante o que éste demuestre tener una 'habilidad extraordinaria', es muy difícil de lograr y algunos sólo pueden conseguirse como en la lotería. Y las posibilidades de que toque son bajas.

Michigan e Illinois. Abrir una cuenta en un banco local. Jeff Van Winkle (abogado de Clark Hill): la mayoría de los inversores extranjeros se sorprenden de la facilidad y rapidez de los trámites burocráticos en EEUU para establecer un negocio. Sin embargo, la mayoría descubre que el gran obstáculo para iniciar un negocio es la dificultad para abrir una cuenta bancaria en la que depositar los fondos. Las grandes entidades, debido a la supervisión del Gobierno federal, exigen una revisión en profundidad de los dueños y beneficiarios de un nuevo negocio. Cualquier sociedad extranjera sin una relación bancaria en EEUU necesitará tener accionistas individuales (no una sociedad) para poder abrir una cuenta.

 

Hungría. Plazos judiciales cortos.

 

Arne Gobert (abogado de BWSP Gobert and Partners): Una de las ventajas de invertir en Hungría es que las pymes están sujetas a tarifas reducidas en los procedimientos administrativos. Sin embargo, entre los riesgos legales que presenta el país figuran, por ejemplo, los cambios en materia fiscal, que son relativamente frecuentes, lo que hace muy difícil planificar la estructura impositiva del negocio. Además, también es complicado para un extranjero adquirir terrenos en Hungría. Por otro lado, a la hora de hacer reclamaciones por vía judicial, los plazos para presentarlas son muy cortos y pueden pasarse fácilmente a la espera de traducir documentos.

 

India. Un sistema legal ambiguo.

 

Atul Sharma (letrado de Link Legal - India Law Services): India logró su independencia en 1947, pero no fue hasta la década de 1990 cuando se liberalizó la economía. Aunque desde entonces ha recorrido un largo camino y el Gobierno ha anunciado importantes reformas, los inversores todavía tienen que hacer frente, por ejemplo, a una gran burocracia que retrasa la creación de negocios. Otro de los riesgos legales más importantes es la corrupción, que continúa siendo una gran barrera, sobre todo para extranjeros. Además, las diferentes normativas suelen ser ambiguas y, en muchos casos, abiertas a diferentes interpretaciones.

 

Islandia. Control de capital extranjero.

 

Telma Halldorsdottir (abogada de ADVEL): El mayor reto al que se enfrentan las compañías extranjeras en Islandia es el control de capitales en las transacciones internacionales que han tenido lugar desde el colapso del sistema bancario a finales de 2008. Sin embargo, la normativa se ha suavizado recientemente y ahora no existen restricciones de nuevas inversiones procedentes de entidades en el extranjero, siempre y cuando el capital sea convertido a la moneda local en una institución financiera de Islandia y se comunique al Banco Central del país. Por lo demás, hacer negocios aquí es sencillo desde un punto de vista jurídico.

 

 

Jersey. Requisitos para evitar el blanqueo.

 

Lesley Piner (abogada de Bedell Cristin): Jersey es una jurisdicción transparente, a pesar de fama como paraíso fiscal opaco. Precisamente, para asegurarse que los negocios que llegan a la isla son legales, la mayor barrera que se encuentran los inversores extranjeros son los requisitos que se les exigen para prevenir que el blanqueo de capitales. Si hay cualquier sospecha, los abogados deben alertar a la Unidad de Crímenes Financieros de Jersey. Además, las multas y sanciones para aquellos profesionales implicados o que no denuncien son muy altas. Por lo demás, el sistema de esta región es sencillo y está enfocado al inversor extranjero.

 

Lituania. Un sistema laboral complicado.

 

Giedrius Kolesnikovas (socio de Motieka & Aud): Como en cada país, los retos legales que afrontará cualquier inversor extranjero dependen del sector. Sin embargo, a la hora de señalar un problema común que se encuentran muchas compañías cuando desembarcan en Lituania la mayoría coincide en la normativa laboral, que definen como anticuada y muy protectora con el trabajador. Para realizar un despido, se deben seguir unos pasos muy concretos y, la mínima infracción en la normativa, por insignificante que pueda parecer, suele terminar con la reincorporación del empleado y el pago de una alta indemnización.

 

 

Marruecos. Relación con la Administración.

 

Oussama Fraikech (abogado de Fraikech & Associés): Marruecos es para muchos inversores, sobre todo para los españoles, la puerta de entrada a África. Sin embargo, desembarcar en este país no siempre es fácil, sobre todo desde un punto de vista legal. El principal obstáculo es la relación entre las empresas y la Administración, que tiene múltiples oficinas a las que dirigirse a la hora de emprender un negocio, por lo que es clave conocer bien este mercado. Por otra parte, la moneda local (el dirham) es una divisa no convertible, por lo que los inversores tienen que utilizar los canales adecuados para poder repatriar los beneficios de la compañía.

 

Serbia. Regulación en desarrollo.

 

Nenad milovanovic (letrado de JMS Law Office): La mayoría de las empresas que operan en Serbia suelen señalar que los principales riesgos legales a los que tienen que hacer frente se centran en temas de corrupción o la fuerza de los monopolios domésticos en algunos sectores, que limitan la libre competencia. Por otra parte, otros problemas a los que hay que hacer frente son la burocracia o la poca implementación de las leyes y la normativa regulatoria, lo que exige a los inversores un cuidado diseño de soluciones legales para desembarcar en Serbia. Sin embargo, el proceso de integración en la Unión Europa está ayudando a mejorar el sistema.

 

 

Turquía. Exigencias normativas.

 

Özge Bahar Ülgen (abogada de Bener Law Office): La adopción por parte de Turquía de los estándares y regulación de la Unión Europea facilita el desembarco de inversores extranjeros. Sin embargo, esto también puede suponer un reto desde el punto de vista legal, ya que el proceso de cambio está en marcha y la normativa turca es muy amplia. De hecho, el mayor problema a la hora de invertir en este país es cumplir con todos los requisitos necesarios para conseguir el visto bueno del Gobierno. Por otra parte, su sistema judicial es más lento que en la UE, por lo que los litigios pueden prolongarse. Por eso, Turquía está preparando una reforma.

 

 

 

Taiwán. La influencia de China.

 

Arthur Shay (letrado de Shay & Partners): Los riesgos legales de invertir en Taiwán son muy similares a los de otras regiones asiáticas, aunque la apertura de su economía ha hecho que sea una de las zonas de mayor crecimiento económico e industrialización. A la hora de desembarcar en Taiwan, una compañía tiene que tener en cuenta que, tanto para establecerse allí como para crear una filial o cualquier otro tipo de aventura empresarial, la regulación exige a una firma extranjera que tenga un nombre en chino, así como su marca, que debe estar escrita en los caracteres de este idioma para todos los registros oficiales.

 

Consulta sin compromiso

#ABOGADOS #ELCHE #ECONOMISTAS #ASESORIA

http://www.avanziaasesores.com/

AVANZIA ASESORES & ABOGADOS
Poeta Miguel Hernandez, 9 - Elche (Alicante)
info@avanziaasesores.com
966 618 232

 


Compartir

Copyright © 2014-2022

Scroll to Top